Sin juramento me podriais creer que quisiera que este blog, como hijo del entendimiento, fuera el más hermoso, el más gallardo y más discreto que pudiera imaginarse. Pero no he podido yo contravenir al orden de naturaleza, que en ella cada cosa engendra su semejante. Y, así, ¿qué podía engendrar el estéril y mal cultivado ingenio mío, sino la historia de un hijo seco, avellanado, antojadizo y lleno de pensamientos varios y nunca imaginados de otro alguno?





jueves, 29 de julio de 2010

Las benévolas



"Lo que debes preferir a todo lo demás es no haber nacido (Sófocles)

Más valdría que no hubiera nada. Como hay más dolor que placer en la tierra, cualquier satisfacción no es sino transitoria, y crea nuevos deseos y nuevas desesperaciones, y la agonía del animal devorado es mayor que el placer del que lo devora (Schopenhauer)

Sí, ya sé, son dos citas, pero se trata de la misma idea: en verdad que vivimos en el peor de los mundos posibles."

De "Las benévolas", Jonathan Littell, 2006

18 comentarios:

V dijo...

Hallo,

Uff... lo leeré a ver. Puede darme un paralís si lo hago después de acabar el que estoy leyendo ahora, pero bien :/

El peor de los mundos posibles... yo creo que todavía podría ser peor. Estoy convencida de ello, vaya. No es esperanza, esto, eh? Esa no me sirve. Es deseo, que no es lo mismo -al menos para mí-. Y menos mal. Porque el día que desaparezca, perfectamente podré tirarme por un puente.

Salud.

Lázaro dijo...

En el Origen de la tragedia de Nietzsche también aparece esa idea de Sófocles, en boca de Sileno. Y, rememorando a Nietsche, quien reniega de ese melancólico pesimismo, me viene a la mente una de sus principales obras: "Más allá del bien y del mal". Así que, ni en el mejor ni en el peor, sino en el único que es, queriéndolo y deseándolo tal como es y porque es. Menos pesimismo y más espíritu trágico es a lo que me apuntaría. Saludos cordiales.

ATB dijo...

Pues si te soy sincero yo no sé exactamente cuando habla Sófocles, cuando Schopenhauer, cuando Littell y cuando tú. Parecería esto una disposición de sentencias a modo de matriuskas, o algo así. Tiene su aquel.

También puede ser el calor, que me está sentando fatal.

Lo que sí se ve es que la cosa es muy dramática.

Y que se conoce que Dios no existe. O que es muy malo.

Un abrazo hermano.

Pepe dijo...

V, no te tires a ningún sitio, que no hay que tomarse estas cosas tan en serio, aunque a Lázaro le ponga el espíritu trágico; el deseo al fin y al cabo es fuente de preocupaciones, y de frustraciones.

Ese Sileno me suena, Lázaro; creo que tenía un rincón por morada. Cuando se pasa de una piel a otra las cosas antiguas se recuerdan como nebulosas. Por cierto, que yo no veo pesimismo por ningún lado; al contrario, Sófocles les da buenas noticias a los nasciturus que no llegan a nacer, por enlazar con otras historias.

ATB, yo también ando un tanto confuso en eso, salvo en lo que hablo yo, que no hablo nada. Con respecto a lo de dios, creo que ya lo he contado; el padre de un amigo murió joven; en el velatorio, la abuela de mi amigo, madre del finado, le decía a la vecina sentada junto a ella: "Te advierto que dios, si existe, es un hijo de la gran puta", con perdón.

María dijo...

Sabes Pepe,

casualmente, en una de mis visitas a una librería a la que suelo ir y como si estuviera en una frutería cojo de todo, había oído hablar maravillas de este libro tuyo y ¡¡ale, pala cesta!!.

Verás, yo hago algo que sé que está fatal, pero es una manía que tengo al no disponer del tiempo necesario. Y es que a veces, empiezo a ojear libros comenzándolos a leer por cualquier parte, puedo empezar por el final, por el medio, depende, si me enganchan, vuelvo al principio y si no, los dejo hasta mejor ocasión. A veces hago esto en una noche, hasta con tres y cuatro a la vez:))

Bien, este tuyo al abrirlo, me llamó la atención los nombres de danzas barrocas, con los que titula sus capítulos. Leí cosas sueltas, así saltando y casualmente llegué creo, al segundo capítulo, justo donde describe una matanza terrible que los nazis cometieron en Kiev, bueno Pepe, pues no pude con ella y ahí se quedó.

Lo poco que leí, me sirvió para ver que está muy bien escrito e históricamente más que documentado, pero tan terriblemente fría y despiadada la manera en la que contaba aquel horror, creo que lo hacía su protagonista, que me pareció pura apología del nazismo, como que todo eso era tan normal ¿sabes?

Seguramente no es así , yo sé que con esta manera de destripar libros, me cargo muchas joyas y a lo mejor, este verano, si tú lo recomiendas, lo vuelvo a intentar, pero me tiene que pillar en un día muuuuy bueno, porque me pareció terriblemente duro.

Me habían dicho que era la autobiografía de un tipo muy culto, que ama la música clásica, no sé por qué esta es una constante en muchos nazis. Muy cultos por un lado y unos animales tal mente por otro, capaces de cometer las mayores atrocidades. A lo mejor fue la época, que los obnubiló a todos.

Aunque yo creo, que por raro que parezca, que hasta un santo en un momento dado, puede convertirse en el peor de los asesinos o incluso llevar oculto a un asesino, sin saberlo si quiera.

Sin embargo, no creo para nada, que este mundo sea el peor posible, es el único conocido y por tanto, al no poder comparar, ni mejor, ni peor, único.

Está claro que tiene muchísimas sombras, pero también luces. A veces más sombras que luces, pero hasta en la más oscura de las sombras, hay luz, y al contrario. Se trata de recrearse en la luz, supongo. Yo, al menos, es lo que intento para sobrevivir a veces.

Gracias Pepe, muchos besos.

Pepe dijo...

María, por el momento no puedo recomendar ni desrecomendar el libro, pues no lo he leído; digamos que estoy en ello. Es cierto que el narrador -no es una autobiografía, sino una novela con formato autobiográfico- es un supuesto nazi que ha conseguido ocultarse tras la guerra para llevar una vida aparentemente normal; en la novela va contando su vida y obras sin justificarse ni arrepentirse, sino más bien dando por descontado que la mayoría de la gente en sus circunstancias hubiese obrado como él lo hizo, o de manera similar -como de hecho ocurrió en la Alemania nazi, en parte por obediencia debida, y en parte por la actitud acrítica que los ciudadanos adoptan ante las corrientes dominantes en situación de conflicto; dice que las guerras quitan el derecho a no morir, pero también el derecho a no matar, y hace burla de la idea de que la humanidad ha aprendido de los conflictos del siglo pasado hasta el punto de que es imposible que vuelvan a repetirse.

En fin, uno busca en la literatura aquello que quiere conocer y comprender sin necesidad de vivirlo, y por eso elegí ese libro. Ya veremos en qué queda. Si al final resulta interesante, volveré sobre él. Gracias por tu atención.

panterablanca dijo...

Yo tampoco creo que este mundo sea el peor posible, más bien creo, ya que estamos de citas, que "nada es verdad o mentira, todo es del color del cristal con que se mira", y yatá.
Y sobre la flor de arriba (que tampoco es flor), en realidad son las semillas del diente de león antes de esparcirse. Las flores son amarillas, muy bonitas y alegres, y lo que le da nombre a la hierba esta es la forma de las hojas, que parecen como colmillos.
Besos salvajes.

V dijo...

Pues no sé, porque con mi tendencia natural a comerme la piña y por lo que leí en la sinopsis del libro en cuestión...

... if only i could kill the killer...

Ya me dirás... :/

Pepe dijo...

...si me fuese posible asesinar al asesino...

De donde sale eso, V?

Lázaro dijo...

Pepe, el pesimismo pertenece a Schopenhauer; Sófocles es pura tragedia, de lo que ya no queda ni en Cataluña, por seguir enlazando;)... Saludos

Lázaro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pepe dijo...

Yo felicito a los catalanes por muchas cosas, más allá de su profesión de la religión nacionalista / independentista. Hoy los felicito por haber sabido zafarse de la lacra de los mugidos, sangre, heces y moscardas que constituyen el festejo taurino.

Gemma dijo...

Pues hay quienes afirman que lo del toro en Catalunya no es más que una maniobra política. Lo haya sido o no, en este caso el fin si que justifica los medios...el toro ha salido ganando.

Felicidades por tu nuevo blog, Pepe. Te deseo una feliz experiencia, nueva etapa o como quieras llamarlo.

Ah! y como te he leído en la taberna sobre la ventilación canina...si no te importa quisiera dejarte una duda al hilo de la reflexión que le planteas a ATB.
Los jadeos del perro para bajar la temperatura creo que no debe de ser muy comparable a la hiperventilación producida por un ataque de ansiedad de los humanos. No sé hasta que punto pero me da la sensación que lo del perro se produce de forma involuntaria, como un acto reflejo, en este caso necesario para sobrevivir pero creo que además otros mecanismos químicos, hormonales debe ayudar a que la temperatura se regule en su organismo. No sé, se me ocurre una glándula endocrina, como el tiroides por ejemplo. Es que sino fácilmente podrían necesitar un equipo de reanimación no?

Bona nit Pepe, o Pep :D

Gemma dijo...

Jope, he entrado en tu blog con el comentario número trece...menos mal que no soy supersticiosa, aún así me curo en salud y dejo el número 14.

Pepe dijo...

Gemma, yo estoy convencido de que la hiperventilación en las crisis de ansiedad humanas es también completamente involuntaria. No veo yo qué papel pueda jugar el tiroides en la regulación puntual de la temperatura, aunque es sabido que los hipertiroideos tienen hipersensibilidad al calor y los hipotiroideos al frio, o eso dicen las enseñanzas clásicas.

Con respecto a lo de los toros en Cataluña, por supuesto que hay un fondo de maniobra política, pero el resultado en todo caso me parece satisfactorio. Ahora hay que emplazar a esos maniobreros a seguir adelante y terminar con los otros festejos con toro, más específicamente catalanes e igualmente bochornosos.

Bona nit.

V dijo...

De la canción que tengo enganchada en el perfil :)

Besos.

Arare dijo...

Ya sabes que lo empecé dos veces, la primera vez leí unas veinte páginas y lo dejé. A la segunda he aguantado un poco más, y lo he dejado. Dicen que a la tercera va la vencida, però ya no sé si este libro va a tener su tercera oportunidad. Es, como te dice algun comentarista, demasiado frío. Enfoca el horror sin ninguna emoción. Puede que como escritor litell sea excepcionalporque está muy bien escrito, pero a mi me angustia demasiado. Quizá ahí radica la buena literatura pero, francamente, a estas alturas prefiero leer algo que me llegue de verdad, que no tenga que hacer tantos esfuerzos por seguir leyendo.Llàmame comodona :)

Pepe dijo...

Para algunos la lectura es un ejercicio intelectual, un desafío, un camino de perfección. Para mí, o es diversión / entretenimiento, o no es nada. De este libro leí con interés el primer capítulo, o introducción, donde el protagonista comienza a explicarse; ya el segundo se me atragantó; lo atribuí a ese defecto de la traducción de no traducir cargos y empleos de alemanes, que lo hace muy tedioso, pero quizás es que ya no me estaba enganchando; no es que decidiera abandonarlo, es que lo abandoné de hecho, pero aun va conmigo. Aun está en el "continuará". Esta entrada fue en realidad un ejercicio de pedantería ;-)