Sin juramento me podriais creer que quisiera que este blog, como hijo del entendimiento, fuera el más hermoso, el más gallardo y más discreto que pudiera imaginarse. Pero no he podido yo contravenir al orden de naturaleza, que en ella cada cosa engendra su semejante. Y, así, ¿qué podía engendrar el estéril y mal cultivado ingenio mío, sino la historia de un hijo seco, avellanado, antojadizo y lleno de pensamientos varios y nunca imaginados de otro alguno?





sábado, 25 de septiembre de 2010

El terremoto y sus réplicas

El Terremoto era un novillero maletilla de éxito en mi infancia, de la línea llamada "tremendista". No sé que habrá sido de él. Ahora tocan las réplicas y contra-réplicas. Y nosotros en medio.

33 comentarios:

Clidice dijo...

es difícil conjugar la apreciación del trato con los animales barcelonesa y urbanita, con el resto del país. también es difícil intentar no perder votos. al final cuatro que gritan, en cada bando (todos) tienen más fuerza que la mayoría de la población que ya está hasta los cuernos de tanta estupidez. quizá si habláramos de mejorar la sanidad pública, la escuela o los transportes? asco de país (todos!)

Alberich dijo...

En Barcelona las corridas de toros se iban extinguiendo por muerte natural. Se habían cerrado ya las principales plazas de otras poblaciones catalanas. Los pocos aficionados que quedaban se mezclaban los domingos en la Monumental con unos pocos turistas, predispuestos a escandalizarse y a tirar fotos. Todo ello por un proceso de deterioro y de decadencia de un espectáculo. En la medida que había vidilla seguía la fiesta, con su decadente descenso al olvido, hasta que una iniciativa popular de una plataforma antitaurina de alcance peninsular, se presentó, armada de las firmas correspondientes y ahí se lió la marimorena: que si símbolos identitatrios por aquí, que si símbolos identitàrios por allá. Y las contradicciones de las fiestas populares y las réplicas y contrarrèplicas y el follón.
Yo no soy partidario ni de matar una mosca, por lo que mucho menos del arte de torturar un bicho o el de tirar una cabra de un campanario, ya sea en catalán, en castellano o en euskera. Y nosotros en medio, si.

Pepe dijo...

Clidice, lo de los correbous supone una cierta decepción para quienes queríamos ver argumentos compartidos en la prohibición del espectáculo taurino. La contra-réplica extremeña no deja de ser una rodriguez-ibarrada, que no sé de donde ha surgido, pero completamente decepcionante también, en una comunidad donde el presidente es gran aficionado y fan de José Tomás, Talibante, y no sé cuantos diestros extremeños hoy en boga.

Ramón, yo sin embargo creo que el debate en el Parlament tuvo momentos interesantes, y fue serio; otra cosa es que los políticos al final no se toman nada así. En euskera creo que se cuelgan del pescuezo de un ganso. Nosotros siempre en medio.

Temujin dijo...

Los toros catalanes se lo pasan de puta madre, cuando les ponen fuego en los cuernos, cuando les pegan patadas, cuando les tiran piedras o cuando les lanzan al mar....ahi no hay sufrimiento aunque a un animal se lo hagan en repetidas ocasiones, el animal disfruta más y más...
Me imagino la cara de los defensores de los animales (los de verdad) viendo esto, ahora que recojan firmas para los correbous y las lleven al parlamento y verán como no les hacen ni puto caso...
¡¡¡Hay que ser gilipollas!!!, lo digo por los "defensores de los animales" para juntarse con los nazionalistas, ¿no veian esto? ¿no veian las granjas de cerdos? (los cerdos no va por Carod, que conste por si acaso)...
¡¡¡ "Atontaos", que os han manipulado !!!
Esta tarde, a los toros, a Logroño que son gente civilizada; un toro diez minutos y muerto. No le hacen repetir sufrimiento y escarnio públicos una y otra vez... como algunos incivilizados y luego se le utiliza para alimento.

sànset i utnoa dijo...

Yo soy de Les Terres de l’Ebre, de donde es más típico la fiesta de los Correbous. Aunque en mi pueblo no hay tradición, la conozco bien.

Ante todo creo que el gobierno catalán peca de poca vista. Las corridas de toros no era necesario prohibirlas, ya que en poco tiempo se habrían ido al garete ellas solas. Y en el caso –como se ha hecho- de prohibirlas era my poco oportuno regular dos días después los Correbous.

Tengo amigos que "militan" en Peñas y agrupaciones a favor de los Correbous. Tienen sus argumentos (el básico es: “le tocamos los huevos al toro un día y el resto del año se lo pasa pasturando por los Ports tan panchamente”) que me parecen bastante flojitos -por no decir otra cosa. No me gustan las corridas de toros, no porque sea un activista, sino por una simple cuestión de gusto. Como tampoco me van ni los Correbous, ni tirar cabras des de un campanario ni los sanfermines. Esto sí, tenemos que ser coherentes –tanto españoles como catalanes- y realizar un ejercicio de lógica cuando juzguemos el maltrato a un animal y que es tradicional en un territorio determinado y que no lo es. No me gusta el electoralismo del Tripartit cuando prohíbe primero y blinda después, como tampoco me gusta que desde segun que sector de la premsa y de la sociedad española –y desde según que sector de la que se dice catalana- sirva todo esto de pretexto para atacar abiertamente y sin tapujos a Cataluña. Porque sí, así, sin más. Que al final parece que toda excusa sea buena para soltar tsunamis de bilis y riadas de incoherencias (un ejemplo lo tendríamos en el uso que por arriba se hace del término “nazionalista”. Desafortunado y triste, muy triste.)

Salut!

*Sànset*

Pepe dijo...

Temu, vuelves a meter muchas cosas en el mismo saco, y aprovechas que los correbous pasan por las Tierras del Ebro y las corridas por Logroño para arremeter contra quién ya sabemos, utilizando términos que pueden resultar insultantes. No estoy de acuerdo contigo, pero ponte cómodo.

Sánset, gracias por tu información de primera mano. El argumento de lo bien que lo pasan los toros en las Tierras del Ebro todos los días menos uno es muy simétrico con el de lo bien que se lo pasan los toros de lidia todos los días menos el de la "fiesta"; se caen por sí mismos por su propia debilidad.

Obviamente yo no quiero ni corridas, ni correbous, ni toros ensogados, ni cabras desde el campanario, ni gansos colgados de una soga... Ya he explicado en otros sitios por qué.

Hay un elemento en tu discurso, Sànset, que me resulta un poco molestoso, -aunque estoy seguro de que no lleva mala intención- y es la distinción que haces entre catalanes -los de Catanunya- y españoles -todos los demás ciudadanos del país, supongo-. Eso me parece que traduce como un interés en que después de la independencia de Catalunya lo que quede fuera se siga llamando España. Si quitamos Catalunya de España, España deja de ser España -para bien o para mal-, y pasa a ser otra entidad a la que habría que dar nombre, así que o españoles todos, incluídos los catalanes, o si se excluyen éstos, a cada uno su denominación de origen; dicho de otro modo, yo soy español mientras tú seas español, y si tú no lo eres, yo tampoco, ni lo soy ni quiero serlo, llámame entonces extremeño, o extremeño recriao en Andalucía, no sé si me explico. Hay una sociedad española que incluye a la catalana por el momento, y a todas las demás, y hay una sociedad catalana que convive con la castellana, y la gallega, y la levantina, y la andaluza, y la murciana, y la extremeña, etc, etc, pero no hay una "sociedad española" homogénea en contraposición a la "sociedad catalana". Dicho todo esto sin la menor acritud. Por lo demás, en una parte de tu argumentación coincides con Alberich, y no le tomes las cosas muy a mal a Temu, que tiene buen corazón ;-)

sànset i utnoa dijo...

Hola Pepe.

Disculpa si se me ha interpretado mal. No me he referido a “Catalunya” y a “España” en términos políticos o relacionados con cuestiones relativas a identidades nacionales o culturales, sino que me he referido a ello como “desde Catalunya” y “desde fuera de Catalunya”. En clave simplemente –y por decirlo así- geográfica.
Me parece interesante tu comentario sobre el significado al uso del término “España”. Y no te negaré que llevas razón en lo que comentas tan coherentemente: los catalanes –aunque algunos no lo sintamos, que ya es otro tema- somos españoles por ley. Es decir, que disponemos de D.N.I. .. y, evidentemente, si Catalunya dejara de formar parte del Estado, este debería reinventarse, incluida posiblemente su denominación.

Y ya por acabar te vuelvo a dar la razón cuando me comentas que no hay que homogeneizar o generalizar cuando se usan expresiones como “sociedad catalana” o “sociedad española”. Por mi (de)formación profesional siempre lo he tenido claro: la generalización induce a error. Y por este motivo cuando he escrito me he cuidado de usar el “según qué” porque para nada pretendo meter a todo el personal en el mismo saco.

Bien, dicho esto me despido y no me voy sin comentarte que hasta martes no podré responderte ¡No quiero aparentar descortesía si tardo en escribir!

¡Buen fin de semana!

*Sànset*

Pepe dijo...

Sànset, eso de que te vayas cada dos por tres de vacaciones también es (de)formación profesional?

Lázaro dijo...

Ya hemos hablado mucho de esto, y también sabes lo que pienso de la prohibición de los toros en Cataluña; lo de Extremadura, ahora, quizás sea también política, no lo niego, pero yo no veo que se pierda nada cultural ni artístico si se prohibe el toro ensogado o el embolado, así que en esta ocasión, estas réplicas, si son a ellas a las que te refieres, me resultan reconfortantes. Lo de Catualuña, que prohiba las corridas y no los corre bous esos, en fin, para qué hablar... Saludos

Pepe dijo...

Lázaro, hubiera Extremadura prohibido esas torturas de toros distintas de la lidia convencinal de no haber hecho Catalunya lo que hizo? Es una rodriguez-ibarrada absoluta, como digo, un gesto político absurdo y provocador, sin ningún otro contenido ni beneficio para nadie, más que la exaltación del patrioterismo y del anticatalanismo.

Arare dijo...

Pepe, ¿qué te voy a decir que tú no sepas? :)

yo no vaoy a mezclar sentimientos patrióticos aquí. Cuando caminé por media España en el camino de Santiago (no por religión sino por... ¿por qué fue?) me sentí más española que nunca, siendo más catalana que nadie. Conocí una España preciosa y una gente encantadora. Igual que cuando estuve viajando por Francia, me sentí más francesa que nunca, siendo más catalana que nadie. Conocí un país precioso y a una gente encantadora... etc,etc,etc...

Me molesta mucho que "desde arriba", tanto desde un lado como desde el otro, desde el norte o desde el sur (si es que hay lados, fronteras, nortes y sures) me quieran manipular.

Y ahora vamos al tema de los toros: no me gustan las prohibiciones, pero no quiero que hagan sufrir a los animales. Sean toros o gatos, tortugas o peces. De ninguna manera: ni tirándolos desde un campanario, ni abusando de ellos haciéndolos correr con los cuernos encendidos ni toreándolos en una plaza ni... ni... ni...

simplemente pido coherencia interna a la gente. ¿Pido tanto? La pido en catalán y la pido en castellano y en euskera y en gallego y en francés y en inglés y ...

Pepe, ¿qué voy a contarte que tú no seps?

Pepe dijo...

Arare, no sé si me dices algo que no sepa, pero lo que dices lo dices muy bien. De paso, cuando hice el camino de Santiago, hace ya 10 años, en bici (Pamplona-Santiago en 7 etapas), al recoger el resguardo ese que dan -la compostelana?- incluí falsamente los motivos religiosos entre mis motivos, pues me habían dicho que, si no los incluías el resguardo que te daban era un papel sin gracia, frente al documento oficial con sellos y timbres que aun conservo.

Arare dijo...

Pepe, yo no tengo la compostelana sinó el certificadillo ese (por idiota) snifff... por hacerme la intelectual, juas!

:)

Pepe dijo...

Jajajajjaja, por intelectual!

Pepe dijo...

(Arare y yo hablamos de esto).

ID dijo...

Me ha atacado el error 503 ese, así que sólo el vientre del monstruo sabe qué escribí, yo ya ni me acuerdo...

Era algo así como que el espectáculo del parlamento catalán está a la altura exacta de sus cualidades... Esto es lo que dan.

Para borrarse de ciudadano.

Pepe dijo...

Insisto, ID, cuando ataque el error 503 dale al boton derecho y clicka atras; asi se recupera el texto en bastantes ocasiones. Que me dices del decreto -o lo que sea- extremeño? No es una rodriguez-ibarrada?

Lázaro dijo...

Pepe, estoy contigo, pero exactamente lo mismo se puede decir de lo que ha ocurrido en Cataluña con las corridas; límitate a cambiar las variables y no te equivocarás un ápice.

Pepe dijo...

Lázaro, no he tenido noticia de ningún debate en Extremadura acerca de los toros castigados de manera heterodoxa, ni ortodoxa. En Catalunya
hubo interesantes discusiones en el Parlament, y hubo votación. Creo que no es lo mismo, y que el trasfondo político es mas notorio en la cosa extremeña, que yo llamo rodriguez-ibarrada, porque el ex-caudillo ha sido probablemente inspirador en la sombra de la memez, por dar por culo y provocar a los catalanes.

panterablanca dijo...

Por provocar a los catalanes???, jajajajajajaja!!! Puede que sí, pero a mí no me provoca nada. Es decir, me alegro que se prohiba, pero me alegraría más si la prohibición sirviera para algo. Por supuesto, no hace falta decir que también me alegraría, y seguramente más, si se prohibieran los "correfocs" en Catalunya. Me sentiría orgullosa (aunque a Temujin le parezca una estupidez ;-P).
Y bueno... sabía que ibas a hablar de este tema, jajajajajajja!!!
Besos felinos.

Clidice dijo...

Perdonad, sólo un apunte. Por lo que voy leyendo se infiere en segundo plano un clásico "todos son iguales" (para los políticos), incluso algunos matices del racismo clásico respecto a ciertos ciudadanos del estado español, también apostrofados (unos supuestos nazionalistas, que de eso he visto cuatro y muchos llevan una bandera rojigualda con un pájaro enmedio). Me confunde de tan ilustres contertulios el hecho que se dejen llevar por el tópico. Siempre he pensado que, mande quien mande, se debe estar en la oposición, pero no para destruir, sinó para construir mejor. Que la discrepancia y el debate son necesarios para evolucionar. Que se debe convencer y no vencer. Que toda ley y toda política son susceptibles de ser erróneas, pero que para eso existe algo que se llama democracia y que, al final, la soberanía reside en el pueblo, a poco que el pueblo se informe y se implique. Si, lo sé, las manipulaciones y bla bla bla, pero si la gente se implica siempre les cuesta más. Desde fuera, remarco, desde fuera de Catalunya, y siguiendo las notícias por los medios de comunicación, con propietarios e ideología, es difícil debatir. Yo apostaría por hacer como se suele en las monografías históricas. O sea, reflejar las distintas escuelas de los historiadores para situar las citas y saber, en todo momento, en base a que estamos hablando.

Evidentemente no es lo mismo que alguien opine si lee El País, el ABC, El Periódico, la Vanguardia, el Mundo o se chuta Jiménez Losantos directamente a la vena.

Vaya, digo yo, sólo es una sugerencia, es que leía y todo era muy déjà vu :)

Lluís Bosch dijo...

Quizá por deformación profesional creo que nos encontramos ante un problema de educación. Pero a veces dudo de cual es el origen, y cual la solución.
Después de muchos años de educación igualitaria y no-sexista, etc, hay un gran segmeto de gente joven tremendamente sexista (machista, claro). No se si lo que pasa es que tienen que pasar varias generaciones, igual sí.
Quizá con el paso de los años (las décadas) España logrará parecerse a un país civilizado o algo así, en el que no tengamos que discutir tanto a propósito de salvajadas.

Pepe dijo...

Pantera, puede que a ti no te provoque el Rodríguez Ibarra, pero pregúntale al Puigcarbó. Dime, por cierto, de que va a tratar mi siguiente apunte, enteraína.

Clidice, mu bonito que está eso de colocarse por encima del bien y del mal. A mi me encanta.La reiteración de tópicos sirve al menos para que aparezca un listillo, o listilla, a poner las cosas en su sitio.

Yo creo, Lluís, que el crecimiento de las sociedades hacia la madurez y la civilización tiene la forma de una curva asíntota que va acercándose a su destino -con algunas desviaciones- pero que no lo hará hasta el infinito. Lo malo es que allí ya no estaremos para conocerlo. El consuelo es que no estará nadie.

panterablanca dijo...

No es que Rodríguez Ibarra no me provoque nunca, a veces sí lo hace, pero no en este caso.
Y que conste que no sé siempre de lo que va a tratar tu próximo post (hoy no lo sabía), pero cuando vi en el periódico que el Parlament había blindado lo de los correbous, pensé que seguro que hablarías sobre eso (aunque tampoco sabía en qué sentido), et voilà ;-)
Besos selváticos.

Pepe dijo...

Pantera, pos venga, adivina la próxima, te doy otra oportunidad. Besinos.

Lázaro dijo...

Pepe, en Cataluña hubo bla, bla, bla; tu denostado Rodríguez ha hecho lo mismo, pero sin miramientos; si además provoca, pues mejor para él. Desde luego, también lo persigue y contigo digamos que lo ha conseguido. A mí me parece un político populista y no pienses que le admiro, pero en esa ocasión ha dado jugado con las mismas cartas, pero, como te digo, sin tanta parafernalia. En mi opinión, eso es lo que molesta, que ha destapado, con su gesto, lo que ha ocurrido en Cataluña. Saludos.

Pepe dijo...

Lázaro, precisamente ayer me dijeron en el Blog de Fernández Vara que denuesto a los socialistas. Ya ves. A mí me gustó el debate en Catalunya y su consecuencia, pues creo sinceramente que las corridas de toros deben ser prohibidas. Nunca he visto unos correbous más que en you tube, y creo que también deben ser prohibidos, mejor si se hace en Catalunya que si se hace en Extremadura, donde no los hay. Desconozco si ha habido debate previo, y qué se ha dicho, pero como parece una cosa como un relámpago en cielo claro, me parece una anticatalanada, posiblemente inspirada por Rodriguez-Ibarra, pero no ejecutada por él, que ya no es político activo, como quizás no sepas, porque quién sabe lo que ocurre en Extremadura? Precisamente hace unos días le pedí a una querida amiga catalana independentista que me dijera los nombres de algunos políticos extremeños, o andaluces, como yo conocía los de unos cuantos catalanes de primera y segunda fila. No pudo. El independentismo siempre es asimétrico, ahora bien, se podría añadir que conocemos esos nombres para criticarlos y meternos con ellos, como ellos conocen los nombres de los políticos de Madriz. Qué mundo más cruel...

Lázaro dijo...

Pepe, es que te llevas palos de todos los sitios. Eso está bien, es buena señal. Tienes razón, de Extremadura sé bien poco y eso que la familia de mi mujer procede de allí y de vez en cuando paramos en Cáceres para visitar a un sobrino. Y no conocía con exactitud el papel de Rodríguez Ibarra que sí, que siempre lo he visto como un populista insoportable. Y tienes razón, esa prohibición extremeña es una anticatalanada, pero ya sabes que yo pienso que la prohibición catalana es una antiespañolada, aunque haya sido adornaa de "interesantes debates"; y que también pienso que las corridas de toros no son comparables a estos festejos que se han prohibido en Cataluña y que creo que sólo sirven para que los borrachos del pueblo den rienda suelta a su humana animalidad por unos días, para facilitar que el resto del año se comporten como borreguitos. Por eso no me parece bien que las prohiban, a no ser que ésta prohibición provenga de una ley de protección de los animales mucho más amplia y en el que quedarían abolidas muchísimas otras prácticas, festivas y no festivas, que hoy son plato común en España y también fuera de España. Me gustaría ver qué partido político es capaz de presentar en su campaña electoral una propuesta semejante, a parte del antitaurino, al que quizás, y sienténdolo mucho por lo que estéticamente se sacrifica, podría llegar a votar. Saludos.

Pepe dijo...

Lázaro, en muchas cosas me das la razón. Debo preocuparme? Creo que me dan palos -en sentido figurado, y solo figurado, espero- porque me toman muy en serio, y poca gente parece percibir mi espíritu burlón y descomprometido. Yo soy un profesional de lo que soy profesional, y todo lo demás tiendo a tomarlo como un juego. Opinar en los blogs es un juego, un juego de libertad de expresión, salvo que se sea bloguero profesional, que alguno habrá, o salvo que el blog obedezca a unos designios muy determinados, políticos las más de las veces.

Mi blog desde luego que es puramente lúdico, para mí, y espero que para la mayoría de los que lo visitan. Sin embargo, ya ves, la gente me toma en serio, tanto desde una parte -chekista, estalinista, García-Atadell, Karadzic, Doctor Muerte- como desde la otra -denostador del PSOE-, quizás en menos proporción. Quede esto dicho aquí casi confidencialmente, que a esta entrada ya no creo que baje nadie.

Clidice dijo...

Una aclaración:

La prohibición de las corridas de toros en Catalunya obedece a la obligación del Parlamento de debatir una Iniciativa Popular que se presentó con las firmas correspondientes. En el caso de los Correbous, no se debatía en ningún momento su legalidad puesto que no había lugar. Simplemente el gobierno creyó necesario acotar la forma en que se llevaban a cabo para conseguir que el animal no se viera sometido a más sufrimientos de los imprescindibles. En esta legislatura la cosa no daba para más. O sea que si, los Correbous son una salvajada, pero debemos saber ver que notícias y como nos las presntan tratamos. En este tiempo se han llevado a cabo iniciativas en la industria, en cuestiones de igualdad, en muchas otras cosas, pero parece que sólo interesa esto: toros y corrupción. Mal andamos.

Pepe dijo...

Vaya, ha bajao Clidice. Pos sí, siempre estamos dando vueltas a la misma noria, y dando vueltas de 360º no se avanza ná de ná.

Lázaro dijo...

Yo también bajé, qué de virus no entiendo; ay qué tiempos, eh Pepe, que si Kardzic, que si Atadell y yo sin inmutarme...;) En cuanto a lo de dar la razón, pues es cierto, de nuevo, quizá el que deba preocuparse soy yo y no tú; creo que ando en baja forma. A ver si me recupero, para seguir jugando y disfrutando. Saludos.

Pepe dijo...

Pues sí, debes andar en baja forma. Venga, anímate. Ahora que el ATB parece que ha plegao, víctima del paludismo y de sus excesos, la blogosfera vuelve a necesitar entradas largas y de mucha discusión.