Sin juramento me podriais creer que quisiera que este blog, como hijo del entendimiento, fuera el más hermoso, el más gallardo y más discreto que pudiera imaginarse. Pero no he podido yo contravenir al orden de naturaleza, que en ella cada cosa engendra su semejante. Y, así, ¿qué podía engendrar el estéril y mal cultivado ingenio mío, sino la historia de un hijo seco, avellanado, antojadizo y lleno de pensamientos varios y nunca imaginados de otro alguno?





martes, 22 de marzo de 2011

Mala cosa

Hasta hace poco ser pareja celosa estaba tirao. Apenas había que vigilar el buzón de correo en papel, la lista de llamadas desde el fijo, los gastos de la tarjeta... Ahora la pareja celosa enloquece: decenas de cuentas de e-mail, Facebook, Twitter, My Space, innumerables chats y messengers, blogs, el caché de los navegadores..., y eso solo en ciber, que además la vida real sigue exisitiendo: móviles, sms, escapadas,.... No le deseo ni a mi peor enemigo o enemiga ser pareja celosa en estos tiempos.

17 comentarios:

Malo Malísimo dijo...

Lo de siempre Pepe, si solo duelen al nacer...despues se come con ellos...
Prime....

Pepe dijo...

Jajajajjajaja, Malo. Tu has visto a las madres cuando sospechan que le está saliendo a su bebito el primer diente? Se pasan las horas tocándole la encía para confirmarlo; pues algunas personas andan igual con las otras excrecencias, masajeándose to el día la frente a ver si es verdad.

Puigcarbó dijo...

No habia caido en ello, debe ser que no soy celoso, però joder! controlarlo todo debe ser agotador.

apasiau.

Lázaro dijo...

En el pecado se lleva la penitencia. Amén

Pepe dijo...

Y al final para nada, Puigcarbó, que siempre les quedará la duda, como al moro de Venecia con Desdémona.

Cual es el pecado, Lázaro?

Hitos dijo...

Pos eso Pepe, Otelo no tenía ni teléfono y fijatetu la que lió

Pepe dijo...

Desdémona no tenía teléfono, ni móviles, ni interné, pero es el caso que Otelo vio en manos de otro un pañuelo de ella, y ella no supo explicarle como había llegado a esas manos; la falta de explicación es suficiente para que el marido preocupado y desconfiado dé por ciertas las excrecencias frontales de las que hablaba el Malo.

Buen día pre-onomástico.

Clidice dijo...

Seria solamente triste sinó fuera porque los enfermos de la cosa acaban haciendo daño, mucho daño, tantas veces.

Pepe dijo...

Así es, Clidice, suerte tenemos quienes en contra de lo que la Anónima piensa, no provocamos celos en nadie.

Anónimo dijo...

Sr. PP no lie al personal, le repito que lo de celosa me lo puso Vd. y expliqueme lo que yo pienso?

Pepe dijo...

Anónima, usted dijo que cómo se podían sentir celos por culpa de mi humilde persona, y al mismo tiempo dijo de mí que levantaba altas pasiones o bajos instintos, o viceversa, no recuerdo bien. Quién lía?

Le puse "celosa" yo, sí, aunque ya no recuerdo por qué. Razones me daría usted, supongo.

Anónimo dijo...

Perdone el que és celoso, no lo és por el humilde físico de la persona enparejaa. HAY OTRAS COSAS DETRÁS DE UN FÍSICO. (Un químico!, Hahaha!).
Después de lo que Vd. dice que dije, dije algo más!
No le dí, yo, ninguna razón.
Un capricho suyo! El de bautizarme con un nombre y dos apellidos.
El de la "i" y el de "celosa".
Dos anónimos en uno, dijo Vd. y así se quedo.
Se és celoso por la persona o por los comportamientos bien o mal interpretados?

Pepe dijo...

El celoso nace y a la vez se hace. Hay celosos sin causa y hay causas que tienen que llevar a los celos salvo que se sea un San José, o una San Josefa.

Qué más dijo Usted, Anónima, detrás de lo que yo dije que dijo?

Anónimo dijo...

Dije, que era una chorrada como otra cualquiera, y que suelo felicitar a los que rozan el medio siglo añadiendo lo que ya dije: Se busca madurito o madurita.........

Pepe dijo...

No entiendo, Anónima. Para qué se buscan?

Anónimo dijo...

No le dé más vueltas Sr. PP!

Pepe dijo...

Lo que Usted mande, Doña Anónima CDIC.